Acción Social

making-grow

En iMoveWorld, tenemos un sueño: que los niños, adolescentes y jóvenes de todo el mundo, crezcan teniendo la formación necesaria, para ser libres, para tomar sus propias decisiones, comprometidos con sus familias y sus amigos, preparados para el trabajo y para asumir las responsabilidades que, como ciudadanos, les corresponden.

Estamos comprometidos con el crecimiento personal y profesional de las personas facilitando programas, sesiones y formaciones de gran valor. Siendo nuestro principal objetivo lograr el desarrollo de todo el potencial que tienen las personas y, lograr cambios significativos y duraderos.

Making Grow es un proyecto internacional, el cual tiene como objetivo, promover la no violencia, la tolerancia, la paz y valores importantes como el trabajo en equipo, la justicia, la comunicación y la escucha activa, así como la interdependencia, la responsabilidad, la disciplina y el respeto.

La vida de las personas se ve condicionada, para bien o para mal por las decisiones acertadas o erróneas que toman en cada momento. De modo similar, el futuro de las sociedades democráticas, depende de los estados de opinión y de las decisiones públicas, asociativas, reivindicativas o electorales por parte de la ciudadanía.
¿Pero qué ocurre cuando actuamos sin pensar, sin valorar, sin reflexionar o sin prever las consecuencias? ¿Qué puede aportar la educación y el pensamiento crítico para evitar las decisiones erróneas y, orientarlo para tener mejores hábitos mentales y disposiciones hacia el compromiso cívico, la responsabilidad social y el bien común?

Cada vez más jóvenes sienten que el colegio no les aporta las herramientas y habilidades necesarias para afrontar los problemas de la vida cotidiana. Así, los jóvenes van pasando por esta especie de cadena de montaje sin que se les planteen las preguntas realmente importantes: ¿Quiénes somos? ¿Qué necesitamos para ser felices? ¿Cuáles son nuestras cualidades, fortalezas y virtudes innatas? ¿Cuál es nuestro propósito en la vida? etc. a pesar de ser las preguntas esenciales de la vida, muy pocos adolescentes se convierten en adultos capaces de saber responderlas.

Uno de los principales aspectos que se valora en el profesor-coach es su empatía, su capacidad de escucha para conocer las circunstancias particulares de cada estudiante, para ayudarles “a reflexionar y encontrar las respuestas por sí mismos”.

Cada alumno es único. Por ello el profesor ha de detectar las necesidades de cada uno. Permite atender a los estudiantes con más dificultades y un mayor riesgo de no superar el curso, sin perder de vista al resto, a quienes se mantiene su motivación para estudiar. Es un modo de que el alumno se sienta reforzado, ya que el profesor le escucha, le conoce y busca la mejor manera de ayudarle.

Se ayuda a alumnos con más dificultades. En los casos extremos, cuando los alumnos están en riesgo de abandonar los estudios o tienen dificultades importantes para superar el curso, el coaching es una herramienta de gran ayuda si se aplica de manera individual.

Los estudiantes con quien se practica esta disciplina adquieren conciencia de sus capacidades y aumentan su ilusión por el estudio, al sentirse motivados. Este proceso individualizado da la oportunidad de atender mejor a los alumnos, de centrarse en sus necesidades, conocerles, escucharles y acercarse a ellos para detectar la ayuda que necesitan y cómo prestársela. En estas sesiones, se trabaja con los estudiantes la adquisición de confianza, el respeto y la motivación, la clave de la educación.

Esta disciplina se basa en el apoyo e impulso de las emociones positivas para lograr buenos resultados, en este caso, académicos. Todavía son pocos los centros en los que se aplica esta técnica, puesto que los docentes han de formarse previamente y, siempre que sea posible, implicar a los padres en el proceso. De este modo, se prolongará en el hogar el cambio iniciado en el centro y se conseguirá un mejor rendimiento de los estudiantes.